Enfermedades virales

Los virus causan enfermedades infecciosas comunes como el resfrío común. También causan enfermedades graves como el VIH/SIDA y el Ébola.

La UNNE – Universidad Nacional del Nordeste, Argentina, define que, las infecciones virales en los países desarrollados son la causa más común de enfermedades agudas que no requieren hospitalización.

Las enfermedades virales causan un número importante en la mortalidad

En los países en desarrollo, las enfermedades virales causan un número importante en la mortalidad.

Así como incapacidades permanentes, especialmente entre los niños. Las enfermedades virales emergentes tales como aquellas debidas al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), virus del ébola y hantavirus, aparecen regularmente.

Las enfermedades virales causan un número importante en la mortalidad

Ahora los antibióticos controlan efectivamente la mayoría de las infecciones bacterianas. Entonces las infecciones virales proponen un tratamiento relativamente más grande y menos controlado para la salud humana.

Algunos datos sugieren que una amplia gama de enfermedades virales establecidas, pronto deben expandirse para incluirlas dentro de las enfermedades humanas graves.

Tales como la diabetes mellitus tipo I o diabetes juvenil, artritis reumatoidea, varios desórdenes neurológicos e inmunológicos y algunos tumores.

Los virus están ampliamente distribuidos en la naturaleza. Afectando a los organismos de los reinos animal y vegetal, protistas y hongos.

Incapaces de vida independiente han sido aislados de plantas superiores. Como algas, hongos, bacterias, protozoarios, invertebrados, anfibios, reptiles, peces, aves y mamíferos.

Debido a su capacidad de producir enfermedad son causa de epidemias severas en el hombre y/o en los animales.

Ocasionando graves problemas de salud pública. Además de cuantiosas pérdidas económicas cuando afectan al ganado o a las plantas que se utilizan como alimentos.

La estructura de los virus está conformada por la integración de dos tipos de macromoléculas

Esencialmente, la estructura de los virus está conformada por la integración de dos tipos de macromoléculas. Ácido nucleico y proteínas, las que se organizan espacialmente formando las partículas virales.

El ácido nucleico es la estructura química fundamental en la que reside la continuidad genética de los virus.

De acuerdo al postulado de Lwof, únicamente serán considerados virus aquellos agentes infecciosos cuya partícula elemental contenga un sólo tipo de ácido nucleico. Pudiendo ser del tipo ARN o ADN.

Hay que destacar que los únicos organismos existentes en la naturaleza cuyo genoma está formado sólo de ARN son los virus.

No se ha podido demostrar que una partícula viral pueda, por sí sola, tomar, utilizar o almacenar energía química mediante fenómenos compatibles con la respiración ni tampoco sintetizar proteínas.

Resulta evidente entonces que la estructura simple de los virus determina que para su multiplicación sean absolutamente dependientes de un huésped, de ahí surge su parasitismo absoluto.

Comentarios de Facebook

{{tituloFormulario}}

Ingresa tu número Claro
Ingresa el PIN envíado por SMS:
¡La suscripción ha sido efectuada con éxito!
Ahora puede comenzar a disfrutar de todos los beneficios de Guía Salud.
{{errorMessage.text}}
¡Usted ya es un usuario Premiun, le invitamos a disfrutar de nuestros beneficios!