VIH

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es el causante del SIDA. Al estar infectado con VIH, el virus ataca y debilita al sistema inmunitario.

Según la Organización Mundial de la Salud el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca el sistema inmunitario y debilita los sistemas de defensa contra las infecciones y contra determinados tipos de cáncer.

A medida que el virus destruye las células inmunitarias e impide el normal funcionamiento de la inmunidad, la persona infectada va cayendo gradualmente en una situación de inmunodeficiencia. La función inmunitaria se suele medir mediante el recuento de linfocitos CD4.

La inmunodeficiencia aumenta el riesgo de contraer numerosas infecciones. Como cánceres y enfermedades que las personas con un sistema inmunitario saludable pueden combatir.

La fase más avanzada de la infección por el VIH es el Síndrome de inmunodeficiencia adquirida o sida que, en función de la persona, puede tardar de 2 a 15 años en manifestarse.

Las personas que padecen sida pueden contraer ciertos tipos de cáncer e infecciones o presentar otras manifestaciones clínicas de gravedad.

El VIH se transmite a través del intercambio de determinados líquidos corporales de la persona infectada. Como la sangre, la leche materna, el semen o las secreciones vaginales.

No es posible infectarse en los contactos ordinarios cotidianos. Como los besos, abrazos o apretones de manos o por el hecho de compartir objetos personales, agua o alimentos.


Síntomas del VIH

Los síntomas de la infección por el VIH difieren según la etapa de que se trate. Aunque el máximo de infectividad se tiende a alcanzar en los primeros meses, muchos infectados ignoran que son portadores hasta fases más avanzadas.

A veces, en las primeras semanas que siguen al contagio, la persona no manifiesta ningún síntoma, mientras que en otras ocasiones presenta un cuadro pseudogripal con fiebre, cefalea, erupciones o dolor de garganta.

A medida que la infección va debilitando el sistema inmunitario, la persona puede presentar otros signos y síntomas, como inflamación de los ganglios linfáticos, pérdida de peso, fiebre, diarrea y tos.


Causas del VIH

El virus puede contagiarse al realizar las siguientes actividades:

  • Tener relaciones sexuales anales o vaginales sin preservativo.
  • Padecer otra infección de transmisión sexual como sífilis, herpes, clamidiasis, gonorrea o vaginosis bacteriana.
  • Compartir agujas, jeringuillas, soluciones de droga u otro material infectivo contaminado para consumir drogas inyectables.
  • Recibir inyecciones, transfusiones sanguíneas o trasplantes de tejidos sin garantías de seguridad.
  • Ser objeto de procedimientos médicos que entrañen cortes o perforaciones con instrumental no esterilizado.
  • Pincharse accidentalmente con una aguja, lesión que afecta en particular al personal de salud.

Diagnóstico del VIH

Según MedlinePlus, para detectar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es necesario un proceso de 2 pasos, que incluye un examen de detección y pruebas de seguimiento.

Exámenes de detección

Estas pruebas verifican si una persona ha resultado infectada con VIH. Los exámenes más comunes son:

  • Sangre: los análisis de sangre son los más precisos debido a que la sangre tiene un nivel más alto de anticuerpos que los demás fluidos corporales.
  • Fluido oral: este examen busca anticuerpos en las células de la boca. Se realiza al pasar un hisopo por las encías y el interior de las mejillas. Es menos preciso que el análisis de sangre.
  • Orina: busca anticuerpos en la orina. Esta prueba también es menos precisa que el análisis de sangre.

Exámenes de seguimiento

El análisis de seguimiento también se conoce como prueba confirmatoria. Se realiza cuando la prueba de detección tiene un resultado positivo. Múltiples tipos de exámenes se pueden utilizar para:

  • Detectar el virus.
  • Detectar anticuerpos con mayor precisión que en las pruebas de detección.
  • Diferenciar entre los 2 tipos de virus, el VIH-1 y el VIH-2.

Tratamiento del VIH

El tratamiento antirretroviral (TAR) consiste en el uso de medicamentos contra el VIH para tratar dicha infección.

Las personas que reciben TAR toman una combinación de medicamentos contra el VIH (que se conoce como régimen contra el VIH) todos los días. A todas las personas con infección por el VIH se les recomienda el TAR.

El TAR no cura el VIH, pero los medicamentos contra el VIH ayudan a las personas que lo tienen a llevar una vida más larga y sana. El TAR reduce también el riesgo de transmisión del VIH.


Prevención del VIH

La mejor manera de prevenir el VIH es no tener relaciones sexuales sin protección. Por otro lado, compartir agujas por cualquier motivo es muy riesgoso.

Reduce el riesgo de contraer una ITS siguiendo los siguientes pasos:

Usar preservativos:

Los preservativos de látex masculinos son la manera más eficaz de prevenir el VIH y otras ITS.

Debido a que los hombres no necesitan eyacular para transmitir o contagiarse de alguna ITS, asegúrate de que se ponga un condón antes de empezar con el acto sexual.

Los preservativos femeninos también pueden ayudar a prevenir el contagio de VIH.

Otros métodos anticonceptivos, como las píldoras anticonceptivas o las inyecciones no actúan como protección contra las ITS.

Hacerse la prueba:

Asegúrate de que tanto tú como tu pareja se hagan pruebas de detección de VIH y otras ITS.

Compartan los resultados de las pruebas antes de mantener relaciones sexuales.

Tener una ITS aumenta las posibilidades de contraer el VIH durante el sexo.

Si tu pareja tiene una ITS además de VIH, también aumenta tu riesgo de contraer el VIH. Si tienes una ITS, debes hacerte la prueba de VIH.

Practicar la monogamia: 

Practicar sexo con la misma persona puede reducir el riesgo de contraer VIH y otras ITS. Después de haberse hecho una prueba de detección de ITS, sean fieles. Esto significa que tendrán exclusividad mutua para las relaciones sexuales.

Limita la cantidad de parejas sexuales:

Tu riesgo de contagiarte VIH y otras ITS aumenta con la cantidad de parejas que tienes.

Vacunarse:

Puedes vacunarte para protegerte del VPH y la hepatitis B, que también son ITS. No existe ninguna vacuna para prevenir o tratar el VIH.

No realices duchas vaginales:

Las duchas vaginales eliminan algunas de las bacterias que se encuentran normalmente en la vagina, cuya función es protegerte de las infecciones.

No consumir alcohol o drogas en exceso:

El consumo de alcohol o drogas puede conllevar a conductas riesgosas, tales como compartir agujas para inyectarse drogas o no usar preservativo en las relaciones sexuales.

Estas medidas funcionan mejor si se implementan juntas. Ningún paso individual te protegerá contra todos los tipos de ITS.


Estadísticas del VIH

Estos son 8 datos importantes sobre el VIH/sida según la Organización Mundial de la Salud:

1. Se calcula que más de 36 millones de personas en todo el mundo estaban infectadas por el VIH en el 2015; de las que 1,8 millones eran niños.

2. La gran mayoría de las personas infectadas por el VIH viven en países de ingresos bajos y medios.

3. Se estima que 35 millones de personas han fallecido por causas relacionadas con el sida hasta la fecha.

4. A mediados de 2017, 20,9 millones de personas estaban recibiendo terapia antirretrovírica en todo el mundo. Sin embargo, solo el 53% de los 36,7 millones de personas que vivían con el VIH estaba recibiendo el tratamiento en 2016 a nivel mundial.

5. En el 2015, aproximadamente 8 de cada 10 embarazadas con VIH recibieron antirretrovíricos en todo el mundo. 

6. Cuba se convirtió en el 2015 en el primer país en el mundo en recibir validación por la OMS de que había eliminado la transmisión de madre e hijo del VIH y sífilis.

7. En junio del 2016, la OMS también validó la eliminación de la transmisión maternoinfantil del VIH en Amenía, Belarús y Tailandia.

8. El VIH es el principal facto de riesgo de tuberculosis activa.


Viviendo con VIH

Las personas con VIH viven ahora más tiempo y tienen una mejor calidad de vida gracias a los tratamientos.

Si tienes VIH, puede ayudarte con la siguientes recomendaciones que brinda MedlinePlus:

  • Recibe atención médica tan pronto como sepas que tienes VIH.
  • Encuentra un médico con experiencia en el tratamiento del VIH y sida.
  • Si estas con algún medicamento, asegúrate de tomarlo con regularidad.
  • Busca ayuda a través de grupos de apoyo, terapeutas y organizaciones de servicios sociales.
  • Aprende todo lo que puedas sobre el VIH y sida.
  • Trata de seguir un estilo de vida saludable; come alimentos sanos, haz ejercicio regularmente y duerme lo suficiente.

También es importante reducir el riesgo de propagación del VIH a otras personas. Debes decirle a tus parejas sexuales que tienes el VIH, y siempre usar condones.


Comentarios de Facebook

{{tituloFormulario}}

Ingresa tu número Claro
Ingresa el PIN envíado por SMS:
¡La suscripción ha sido efectuada con éxito!
Ahora puede comenzar a disfrutar de todos los beneficios de Guía Salud.
{{errorMessage.text}}
¡Usted ya es un usuario Premiun, le invitamos a disfrutar de nuestros beneficios!