Cáncer

Existen más de 100 tipos de cáncer. Los principales factores de riesgo son el consumo de tabaco y de alcohol; la mala alimentación y la inactividad física.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células.

Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo.

El cáncer se produce por la transformación de células normales en células tumorales en un proceso de varias etapas que suele consistir en la progresión de una lesión precancerosa a un  tumor maligno.


Síntomas del cáncer

El cáncer puede causar síntomas diferentes, dependiendo de cada tipo. Pero según el Instituto Nacional del Cáncer, estas son las señales generales que esta enfermedad puede presentar: 

  • Cambios en la piel, como un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente; así como una llaga que no sana.
  • Cambios en los senos, como el tamaño y la forma del seno o del pezón. Así como alteraciones en la textura de la piel del seno.
  • Un engrosamiento o abultamiento en la piel o debajo de ella.
  • Ronquera o tos que no se quita.
  • Cambios en los hábitos del intestino.
  • Dificultad o dolor al orinar.
  • Problemas para comer, como malestar después de comer, dificultad para ingerir alimentos o cambios de apetito.
  • Aumento de peso o adelgazamiento sin razón conocida.
  • Dolor abdominal
  • Sudores nocturnos sin explicación.
  • Hemorragia o secreción no acostumbradas, como sangre en la orina, hemorragia vaginal o sangre en la materia fecal.
  • Debilidad o mucho cansancio.

Estos síntomas también pueden ser causados por tumores benignos u otros problemas. Si tienes síntomas, no esperes a sentir dolor para ver a un doctor.


Causas del cáncer

El consumo  de tabaco y de alcohol, la mala alimentación y la inactividad física son los principales factores de riesgo de cáncer en el mundo.

Lo son también de otras enfermedades no transmisibles.

Algunas infecciones crónicas particularmente frecuentes en los países de ingresos medios y bajos son también factores de riesgo de contraer un cáncer.

El envejecimiento también es un factor fundamental en la aparición del cáncer.

La incidencia de esta enfermedad aumenta muchísimo con la edad, probablemente porque se van acumulando factores de riesgo de determinados tipos de cáncer. 

Cerca del 15 % de los casos de cáncer diagnosticados en el año 2012 se atribuyeron a infecciones.

Especialmente las causadas por helicobacter pylori, el papiloma humano, la hepatitis B, hepatitis C y el virus de Epstein-Barr3.

Los virus de la hepatitis B y de la hepatitis C, además de algunos tipos de papilomavirus humanos aumentan el riesgo de contraer cáncer de hígado y cáncer de cuello uterino, respectivamente.

Asimismo, la infección por el VIH aumenta considerablemente el riesgo de contraer determinados tipos de cáncer, como el cervicouterino.

El tabaquismo es el factor de riesgo evitable que por sí solo provoca más muertes por cáncer en todo el mundo.

Causa aproximadamente el 22 % de las muertes anuales por esa causa. En el año 2004 se atribuyeron al tabaquismo 1,6 millones de los 7,4 millones de muertes por cáncer.

El humo de tabaco provoca muchos tipos de cáncer distintos. Como los de pulmón, esófago, laringe (cuerdas vocales), boca, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello del útero.

Alrededor del 70 % de la carga de cáncer de pulmón puede achacarse al tabaquismo como única causa.

Se ha demostrado que el humo ajeno, también llamado «humo ambiental», causa cáncer de pulmón en adultos no fumadores.

El tabaco sin humo (en forma de productos de tabaco orales, tabaco de mascar o en polvo) provoca cáncer de boca, esófago y páncreas.


Diagnóstico

La  mortalidad por cáncer se puede reducir si los casos se detectan y se tratan a tiempo.

Las actividades de detección temprana tienen dos componentes: el diagnóstico temprano y el cribado.

Si el cáncer se diagnostica tempranamente, es más probable que el tratamiento sea eficaz.

La probabilidad de supervivencia aumenta, la morbilidad se reduce y el tratamiento es más barato.

El diagnóstico y tratamiento precoces comportan mejoras notables en la vida de los pacientes.

El diagnóstico temprano es útil en todas las situaciones para la mayoría de tipos de cáncer.

Cuando la enfermedad se diagnostica en una fase avanzada, no siempre es posible administrar un tratamiento curativo.

El objetivo del cribado o detección sistemática, es encontrar anomalías indicativas de un cáncer o de una lesión precancerosa cuando no ha producido síntomas.

Esto con el fin de diagnosticar y tratar prontamente la enfermedad.

Los programas de cribado pueden ser muy eficaces para determinados tipos de cáncer si seleccionan y utilizan las pruebas apropiadas.

Se aplican paralelamente otras medidas en el contexto de la detección y se garantiza la calidad de las intervenciones.

En general, los programas de cribado son intervenciones de salud pública mucho más complejas que el diagnóstico temprano.


Tratamiento

El diagnóstico correcto del cáncer es esencial para poder prescribir un tratamiento adecuado y eficaz.

Cada tipo de cáncer requiere un protocolo específico que puede abarcar una o más modalidades, tales como la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia.

El primer paso importante es determinar los objetivos del tratamiento o los cuidados paliativos.

El objetivo principal es curar el cáncer o prolongar en lo posible la vida del paciente.

Otro objetivo importante es mejorar la calidad de vida del enfermo, lo cual se puede lograr ofreciéndole cuidados paliativos y apoyo psicosocial.

Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia. Especialmente si se detectan en una fase temprana.

La finalidad de los cuidados paliativos no es curar el cáncer. Sino aliviar los síntomas que causa y mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus familias.

Pueden ayudar a los enfermos a vivir más confortablemente.

Son una necesidad humanitaria urgente para las personas de todo el mundo aquejadas de cáncer o de otras enfermedades crónicas mortales.

Estos cuidados se necesitan sobre todo en los lugares donde hay una gran proporción de pacientes cuya enfermedad se encuentra en fase avanzada y que tienen pocas probabilidades de curarse.

Los cuidados paliativos pueden aliviar los problemas físicos, psicosociales y espirituales de más del 90 % de los enfermos con cáncer avanzado.

El tratamiento del dolor moderado a intenso causado por el cáncer, que aqueja a más del 80 % de los enfermos oncológicos en fase terminal, requiere obligatoriamente una mejora del acceso al tratamiento con morfina por vía oral.


Prevención

Para prevenir el cáncer se pueden adoptar las siguientes medidas:

  • Vacunarse contra los papilomavirus humanos y contra el virus de la hepatitis B.
  • Reducir la exposición a la radiación ultravioleta.
  • Reducir la exposición a la radiación ionizante.

Otro modo importante de afrontar la lucha contra el cáncer consiste en modificar la alimentación.

Existe un nexo entre el sobrepeso y la obesidad, por un lado, y muchos tipos de cáncer, como el de esófago, colon y recto, mama, endometrio y riñón, por el otro.

Las dietas ricas en frutas y hortalizas pueden tener un efecto de protección contra muchos tipos de cáncer.

Al menos un tercio de todos los casos de cáncer pueden prevenirse. La prevención constituye la estrategia a largo plazo más costo eficaz para el control del cáncer.


Estadísticas

Estos son los datos y cifras más importantes acerca del cancer en el mundo, por la OMS:

  • El cáncer es la principal causa de muerte en todo el mundo. En 2015 se atribuyeron a esta enfermedad 8,8 millones de defunciones. 
  • Los cánceres que causan un mayor número anual de muertes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama.
  • Aproximadamente un 30 % de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo comportamentales y alimentarios (índice de masa corporal elevado, consumo insuficiente de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y alcohol), por lo tanto, pueden prevenirse.
  • Las infecciones que pueden provocar cáncer, como las causadas por los virus de las hepatitis B y C y el del papiloma humano, son responsables del 20 % de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medianos y del 7 % en los países de ingresos altos.
  • El tabaquismo es el factor de riesgo que por sí solo provoca un mayor número de casos y a nivel mundial causa aproximadamente un 22 % de las muertes por cáncer y un 71 % de las muertes por cáncer de pulmón.

Viviendo con cáncer

Aquellos quienes viven con cáncer, posiblemente estén enfrentando el desafío más grande que jamás hayan imaginado.

Esta enfermedad hace que sus rutinas e incluso sus relaciones cambien. El tratamiento puede cambiar la forma en que se sienten o su apariencia. 

Todos los sobrevivientes de cáncer deben someterse a seguimiento periódicamente. Adaptarse a otro estilo de vida es fundamental y el apoyo de los demás es importante.

 

 

Comentarios de Facebook

{{tituloFormulario}}

Ingresa tu número Claro
Ingresa el PIN envíado por SMS:
¡La suscripción ha sido efectuada con éxito!
Ahora puede comenzar a disfrutar de todos los beneficios de Guía Salud.
{{errorMessage.text}}
¡Usted ya es un usuario Premiun, le invitamos a disfrutar de nuestros beneficios!